Soy un criminal, no una fregona

  • Sra. HudsonA juzgar por lo que estoy viendo usted necesita una mujer”
  • Moriarty: ¿Qué? ¿Pero qué es lo que dice? ¡Y qué hago yo con una mujer!”
  • Sra. Hudson: “Adivine…”

Sherlock Holmes, El caso de la Sra. Hudson, Parte 2 (0 min: 56 seg)

caso sra hudson

En casa venimos diciéndole a nuestro hijo que la mayor parte de los dibujos de antes eran mucho mejores. Tanto es así que le ponemos en youtube series como David el Gnomo, La abeja Maya, Jack y Nuca, Sherlock Holmes… y perlas de este tipo.

Pues bien, ayer que llovía pusimos un rato de dibujos por la tarde. Yo estaba encantada pensando que a mi retoño, con lo que le gustan los dibujos, iba a ver algo de calidad, más naíf y tranquilo que las batalladas estridentes de ahora.

Me tomé un momento de descanso a su lado en el sofá, con mis lecturitas sobre las rodillas.

Todo marchaba estupendamente hasta que… ¡horror! Escucho desde el ordenador la conversación que más arriba he transcrito. Doy un respingo y le digo a mi peque que espere un momento por favor, que tengo que ver de nuevo la anterior imagen.

Y zas, otra vez lo mismo.

No fue una confusión. Escuché lo correcto.

Esta segunda vez, además de escuchar, vi: la Sra. Hudson, esa fantástica perra hostelera que albergaba en su casa a Holmes y conducía el coche a todo trapo en los créditos iniciales, es secuestrada en este capítulo por Moriarty.

Él y sus secuaces la llevan al “escondite secreto”, una especie de trastero destartalado lleno de bártulos viejos, desorden, platos sin fregar, suciedad y todas esas cosas espantosas que a las mujeres de bien nos ponen los pelos de punta.

Ella mira alrededor y pronuncia la sentencia: “Usted necesita una mujer”.

No dice: “Usted necesita ser más ordenado”, o: “Usted debería ser más cuidadoso”… no, no.

Es una mujer lo que el malvado criminal Moriarty necesita y la Sra. Hudson lo sabe bien. Que se lo pregunten a mi abuela. ¿Quién sino una mujer puede salvar a un hombre del desorden y el caos hogareño?

En fin, que seguiré poniendo “dibujos de los de antes” a mi pequeño, pero trataré de estar siempre a su lado para irle contando los detalles ocultos. Y dejaré las lecturitas para cuando él duerma, no vaya a ser que se me pase algo tan grande como esto y mi adorado hijo acabe pensando que eso del orden y la limpieza es sólo cosa de las otras.

Enlaces relacionados

15 ideas sobre las series infantiles de los 70′-80′ y los mandatos de género por La Lente Violeta.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Al final van a ser más igualitarios dibujos como Bola de Dragón, en los que la mujer y el hombre peleaban en igualdad de condiciones.
    La verdad es que los dibujos de antes son como los cuentos Disney: la mujer, para y por el hombre.
    Una pena…

    Responder
    • Pues sí, una pena… Gracias por compartir tu comentario.
      La cosa es que, incluso cuando parece que se representan a las mujeres y los hombres de una forma igualitaria o, mejor, no estereotipada, el valor predominante sigue siendo el relacionado con lo masculino, con lo que la inequidad sigue estando presente… ¿Qué me dices de la Abeja Maya? Estos dibujos me cuesta pasarlos por el filtro sexista 😉
      … Tienes un blog muy lindo, me encanta el tintineo. Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: