En Gipuzkoa se implementa feminismo.

Resulta que yo trabajo (de profesión) en el ámbito de transversalidad de género (qué amplio, dicho así), y que en este trabajo me encuentro, entre otras cosas, con la labor de participar en la elaboración de planes de igualdad (planes de empresa o planes estratégicos de actuación pública).

Como es sabido, no hay plan sin indicadores.

No es raro toparse con planes de igualdad que incorporan ingente número de indicadores (a veces de género, otras no) acompañando a los objetivos señalados. Esta es una práctica que hay que cambiar. La incorporación de muchos indicadores no asegura –es más, dificulta- una implementación adecuada de las medidas. Los indicadores, sobre todo los de nueva creación, no se diseñan fácilmente y los datos no son siempre fáciles de recoger.

 gora borroka feminista

Por otro lado, tampoco es raro encontrarse en estos planes con discursos bien elaborados. Discursos que emplean adecuadamente la terminología de género, que identifican los problemas de forma original mostrando las múltiples conexiones que sustentan las desigualdades de género y la retroalimentación del patriarcado, y que señalan objetivos específicos pertinentes y sólidos cuyo cumplimiento realmente atajaría la inequidad de género y reforzaría la construcción de una sociedad feminista (sí, feminista, de esa en la que no se construye la vida desde las necesidades exclusivas del “ser-hombre” y su norma).

Lo que sí es raro es encontrarse con un plan de actuación estratégica que tenga impregnado en cada palabra de su texto, en cada objetivo y en cada indicador una mirada de género tan precisa y tan fresca. Un plan de actuación feminista de cabo a rabo (y, ojo, ¡aprobado e implementado desde las instituciones!) que, eso sí, quizá cuesta aterrizar pero, ¿cómo se inventa el nuevo mundo si no es desde las nubes?

Imagen Recomiendo a quienes, como yo, trabajan en las políticas de género (de profesión) y en la construcción de una sociedad no androcéntrica (de vocación) la lectura del II Plan Foral para la igualdad de mujeres y hombres de Gipuzkoa y la valoración detallada de sus indicadores.

Y, para muestra, un botón:

Línea de Trabajo: Redes y prácticas feministas

Ámbito de Intervención: Mejorando las condiciones para la participación sociopolítica.

Objetivo general 3: Ayudar al fortalecimiento de las organizaciones feministas y asociaciones de mujeres del territorio gipuzkoano.

Objetivo específico 3.2: aumentar los recursos forales de apoyo a la creación y/o fortalecimiento de alianzas puntuales o estables entre el movimiento feminista y de mujeres y entre éste y otros movimientos sociales.

Indicadores de resultado:

–          Nº de alianzas establecidas

–          Nº de agentes sociales que han participado

–          Nº de asociaciones de mujeres y feministas que han participado

–          Tipología de los movimientos sociales participantes

Moraleja: los indicadores de género no se construyen desde la nada. Antes de un indicador que muestra una realidad previa o transformada, siempre hay un objetivo que lograr. Y antes de cada objetivo, siempre hay una mirada.

Para elaborar indicadores de género no sólo basta con poseer los conocimientos técnicos. Es imprescindible poseer la mirada.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: