Figura

[Con Pilar Gala, de Shri Yoga Studio]

pilar yoga.jpg

[… y conmigo]

Solemos olvidar que venimos de una tradición filosófica, epistemológica y religiosa que separa categóricamente mente y cuerpo.

Esto no es así en todas las filosofías, ni en todas las epistemologías, ni en todas las religiones.

En nuestra tradición, las mujeres hemos encarnado tradicionalmente el cuerpo mientras que los hombres han representado la mente. Al tiempo, paradójicamente, en la vida real a las mujeres nos han desprovisto del dominio de nuestro propio cuerpo.

Cuerpo y mente son dos de las difrentes dimensiones que nos constituyen a todas las personas. 

El empoderamiento de las mujeres no se alcanza solamente por el camino de la mente, el autoconcepto, el entendimiento de los fenómenos o el dominio del verbo.

No hay empoderamiento femenino sin el camino del cuerpo. Nuestro cuerpo es nuestro templo físico: cuanto más de sus escondites conozcamos, mayor será nuestro poder. Cuanta mayor utilidad le demos, mayor será nuestra dicha. Cuanto mayor sea el goce con que le atrevesemos, mayores serán nuestras alegrías.

Y, ya lo dijo el filósofo, las pasiones alegres son el motor de la vida.

En nuestro cuerpo reside un inmenso poder.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: