Stop Conciliación

Hablar de conciliación es un auténtico coñazo.

Vamos a dejar de hacerlo, ¿os parece?

La conciliación es la idea que se ha inventado el capitalismo para ir tirando con su conflicto irresoluble entre la necesidad de mano de obra femenina y la invisibilización de los trabajos reproductivos (que mayoritariamente asumimos las mujeres).

El capitalismo nunca va a dar respuesta a este conflicto. Es más, no es posible resolver este conflicto en un funcionamiento social y económico capitalista.

La conciliación es la respuesta que ha dado el mercado para seguir contando con mano de obra femenina (más barata) al mismo tiempo que asume que las actividades no monetarizadas (los cuidados y los trabajos comunitarios, principalmente), imprescindibles para el funcionamiento social, se van a seguir desarrollando… por ellas. Y las instituciones públicas, tan cortas de miras, las pobres, siempre detrás del ritmo monetario.

Las mujeres estamos jodidas.

La conciliación une en un sólo mensaje el desdén a lo reproductivo con el chantaje hacia las mujeres.Y, mientras tanto, todo sigue tan bien ahí fuera.

La conciliación, a la que todas hemos apelado tantas veces, es realmente nuestra trampa y nuestra prisa.

Así que, basta. Dejemos de hablar de conciliación.

La corresponsabilidad envuelve a todos los agentes sociales (familias, instituciones, empresas y organizaciones, grupos de iguales, redes, comunidad) y, apelando a la responsabilidad y al compromiso compartido, sí puede actuar como un revulsivo del sistema.

Quizá a la corresponsabilidad social es todavía una idea en bruto y una práctica marginal pero su proceso puede tener un éxito enorme.

No te quedes en conciliar, ¡corresponsabilízate!

 

 

 

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

4 comentarios

  1. El origen está sobre los “principios”que manejan los grupos de poder, para ellos es simplemente una cuestión técnica, históricamente han utilizado al género como mano de obra y como instrumento de enfrentamiento social. Los Estados son meros mediadores, sometidos a las órdenes de las élites. Solo las personas que sean capaces de entender que a través de iniciativas colaborativas con proyectos fundados sobre principios verdaderos de honestidad, lealtad e igualdad, sin agendas ocultas, tendremos opciones de recuperar el verdadero sentido de la vida, nuestro propósito por la supervivencia de nuestra integridad moral.

    Responder
    • Hola Moisés, gracias por tu comentario. Haces una aportación desde un punto de vista que me interesa mucho y que se complementa y enriquece la visión que yo muestro en este post. Sin duda, este mercado laboral no nace de considerar íntegramente a las personas ni sus necesidades… y eso lleva consigo innumerables problemas sociales e individuales. Quizá la única manera sea revolverlo todo desde la raíz 😉 Te invito a seguirme en el blog de mi actual espacio web http://anafernandezdevega.es/blog/ Saludos!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: